Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

Por fin despierta el Sol

Imagen
¿Cuánto tiempo hacía que no teníamos un día despejado? Ni me acuerdo. Y el de hoy no es que haya sido muy despejado que digamos. Demasiadas nubes altas que. la verdad, no son nada buenas para intentar sacar imágenes astronómicas. Por fortuna a eso de las 16:00 T:U. empezaron a abrirse claros. Monté el portátil con la web-cam en el observatorio y coloqué los filtros al refractor acromático. No sé si la transparencia o el refractor que no da más de sí el pobre, pero esto es lo que he sacado.


Están hechas con los filtros Baader (lámina-continuum-IR-UV block). Dos magníficos grupos con cuya observación he disfrutado un buen rato. Tiempo hacía que no se veían manchas de estas características. El color, naturalmente, está falseado con el PS para que la imagen parezca un poco más llamativa. Y aquí debajo os muestro una imagen del telescopio.

Una de galaxias

Imagen
Puede decirse que siempre estoy empezando. Con ello en la mente, me puse ni corto ni perezoso a intentar la primera imagen guiada. Para tal entuerto hay que montar la de Dios es Cristo, preparando toda una serie de cachivaches de cuya coordinación y afinamiento depende que todo salga bien, o que la orquesta desafine en plan charanga verbenera. Lamentablemente, y como era de esperar, la primera sesión fue desastrosa, así que relataré un poco por encima la segunda. Lo primero colocar el telescopio en estación. Hay mil webs donde se explica así que me lo salto. Para enfocar la cámara utilizo un "antiguo" reproductor de DVD de estos portátiles. Hay que enchufar la salida de AV de la Canon 300D a la entrada AV del DVD y seleccionar esa entrada; de ese modo se ve en grande lo que normalmente ofrece la cámara en su pequeño display. Después de unas cuantas tomas se consigue fijar el enfoque con gran precisión. La cámara guía es una QHY5 que va sobre el telescopio guía de 60mm y 720m…

Lluvia, lluvia y más lluvia...

Imagen
Casi todos los aficionados a esta bella ciencia de la astronomía estamos con el "mono". Al menos en la zona de Europa Occidental. Por una vez la culpa no la tiene le gobierno, aunque hay opiniones para todo. Llueve con saña bíblica desde hace semanas, como todo el mundo comenta con hartura y desgana a estas alturas. Las nubes no dejan un rato para observar y tanta humedad causa estragos de toda índole.
Un domingo cualquiera subo al observatorio. Todos los caminos convertidos en alegres regatos. Serpenteantes corrientes aquí y allá. A veces una densa niebla se agarra a las cimas y no se levanta en todo el día. Incluso nos ha nevado un par de veces. Me pregunto si todo esto se debe al famoso "calentamiento global".
Todo aficionado sabe que, a la mínima que se observa algún claro, después de tantos días de obligada abstinencia, uno sale corriendo con los trastos a ver si pilla un hueco despejado. En mi caso, cuando llego al observatorio, repaso los muchos detalles que …